GH resurge de sus cenizas


Cuando parecía que no, es que sí.

Hace ya un par de meses que empezó la duodécima edición de Gran Hermano y, a pesar de que sus audiencias han sido aceptables, ha dado claros síntomas de debilidad, lo que ha servido para que sus avispados detractores se lanzasen a proclamar a los cuatro vientos que el punto y final del reality por excelencia estaba cerca, llegando incluso a presagiar que ésta iba a ser su última edición.

Como seguidor del programa desde sus inicios, debo reconocer que, al contrario de lo que me había ocurrido en anteriores ediciones, mi interés por la vida de los concursantes fue cayendo estrepitosamente durante el transcurso de GH 12. El problema de esto es que no era el único al que le ocurría, ya que personas de mi entorno fieles al formato me aseguraron que les pasaba exactamente lo mismo.

Muchos pensarán que el motivo de esto es simplemente el agotamiento de un concurso que lleva más de 10 años emitiéndose, los mismos que los “expertos” en la materia llevan presagiando su decadencia. Pues bien, en mi opinión el formato no está ni muchísimo menos acabado sino que el único problema reside en la elección de los concursantes. GH 11 triunfó porque consiguieron que nos interesase la historia de amor/odio de Arturo e Indhira, las maldades de Nagore, las ordinarieces de Tatiana y, en definitiva, la vida de todos aquellos que se atrevían a entrar a una casa televisada y regalarnos cada minuto de su existencia.

Durante la presentación de los concursantes de GH12, ya vi cosas que no me gustaron, ¿la principal? todos los concursantes me parecían iguales, musculitos y siliconadas, exceptuando a Dámaso y al hindú, y lo peor de todo es que no podía evitar tener una continua sensación de que todos y cada uno de ellos tenían requetevisto el programa y sabían muy bien como moverse dentro del reality, quitando así la esencia del programa, “la inocencia” de todos aquellos valientes que entran dispuestos a mostrarnos su día a día. Esto se demostró posteriormente con la historia de Flor y Feroz, concursantes que fueron expulsados tras conocerse que su relación no era más que un montaje que tenía como único fin, hacer el mayor número posible de platós tras su salida del concurso.

Pues bien, cuando me disponía a dejar definitivamente el reality que más tiempo me ha tenido pegado al televisor voy y lo sintonizo encontrándome a Rubén, un chico totalmente diferente del resto de concursantes de esta edición. Su reacción mientras veía como su novia tonteaba hasta límites insospechados con varios de sus compañeros aprovechando su estancia en la casa de al lado, tenía algo, ese algo que hace que GH haya sido seguido por millones de personas a lo largo de su historia. Por primera vez durante GH12, pudimos ver a una persona auténtica que mostraba sin reparos sus sentimientos sin medir centímetro a centímetro sus movimientos, como hacían el resto de concursantes. Sin darme cuenta, me quedé pegado a la televisión escuchando toda la entrevista que Mercedes Milá le hacía y viendo como ella misma, como gran seguidora del concurso, notaba que tenía entre manos a la persona que iba a salvar al concurso.

De ese modo tan simple me enganché a la duodécima edición del reality. Empecé a ver vídeos atrasados y mi interés también se desvió hacia Laura y Marcelo, e incluso en menor medida, hacia Jhota y Terry, eso sí, con centro en Chari y Rubén, las estrellas de la casa.

Pues bien, esta noche no me pienso perder la Gala conducida por mi admirada Milá y desde “Lo vi haciendo zapping” pedimos que sea Anup el expulsado de esta semana ya que, ha demostrado sobradamente que, al igual que Dámaso, es la gran decepción de este año.

Si quieres recibir los próximos artículos en tu email, pulsa aquí.

“Lo vi haciendo zapping” se suma a la gran cantidad de seguidores que piden ver el corto “ParaMar” dirigido por Pablo Iván Fernández Barahona. Si tu también quieres ver “ParaMar” únete a su página en Facebook.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , ,

2 pensamientos en “GH resurge de sus cenizas

  1. Chus dice:

    Cada vez que veo Gran Hermano (aunque sea en zappings), me acuerdo de la novela “Ácido Sulfúrico”, un gran hermano en un campo de concentración, con votaciones para aniquilar concursantes.

    Yo por más que lo pienso, no entiendo qué gracia tiene este programa… pero está claro que triunfa. Además, no soporto a la Milá. No valgo para programadora de tv, está visto xDDD

    • Hola Chus! Eso de que no vales para programadora de tv es bastante relativo, ya que aunque programas con tremendo éxito como GH no te gusten, probablemente haya otros que si lo hagan y también logren buenos datos. Creo que mas bien no valdrías para programar en Telecinco. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: